La participación

La participación de los niños y las niñas en el gobierno y proyecto de la ciudad tiene diversas motivaciones e implicancias positivas. Antes que nada, el hecho que las niñas y los niños puedan tomar la palabra directamente para exponer sus deseos y necesidades. Esto por un lado sirve a la ciudad para transformarse en un ambiente acogedor y amable hacia ellos; por otro lado, les sirve como experiencia educativa, en la que enfrentar cuestiones de diverso tipo (como bien señala Roger Hart in “Children's Participation”). Además, la participación de los niños y las niñas representa una lección también para los adultos, que aprenderían a ver a los niños y a las niñas no más como “ciudadanos del futuro”, sino como sujetos del presente, teniendo la demostración de sus capacidades y competencias desde ya, en el aquí y ahora.

Los niños y las niñas son portadores de un punto de vista diferente de aquel de los adultos – sobre todo de los que conducen autos – sobre cómo debería ser la ciudad y sobre cómo deberían ser usados sus espacios. Es justamente este punto de vista distinto el que debe ser valorizado, aquel que “salvaría” nuestras ciudades.

La participación, para ser eficaz, debe presentar algunas características:

debe ser real, si normalmente en los procesos de participación se debe explicitar desde un comienzo los objetivos, límites y posibilidades de acción, a mayor razón, esto debe suceder con los niños y las niñas.

Involucrar a los niños y a las niñas debe comportar efectos: aquello que se proyecte debe ser realizado, lo propuesto debe ser considerado, etc. Para hacerlo, el adulto que invita a los niños a participar debe contar con el poder necesario para poder realizarlo y honrar así el compromiso adquirido. La escuela puede convocar a los niños a participar en algunos aspectos de su organización, también la familia puede involucrarlos en distintas decisiones a tomar.  La ciudad, a través de sus administradores puede hacer participar a los niños en algunas decisiones, partiendo de aquellas vinculadas a las exigencias infantiles, como la reestructuración de espacios, ambientaciones o problemas vinculados al tránsito peatonal. A través de formas adecuadas de participación, los niños viven coherentes e importantes experiencias de ciudadanía que contribuyen al bienestar de todos.

Los adultos que participan en este proceso deberán ejercer un rol de soporte y no de guía: es necesario que, una vez claros los límites y el campo de acción, los niños y las niñas puedan gestionar lo más posible todos los aspectos que tienen que ver con el proceso… Esto permitiría de evitar el riesgo (siempre presente en los adultos) de imponer las propias ideas. Por más buenas que éstas sean, serían una proyección del adulto y no ideas auténticas del niño.

Tres buenos motivos para favorecer la participación de los niños y de las niñas

El primer motivo está conectado con el valor educativo de la experiencia, a través de la participación los niños y las niñas se sienten parte de una comunidad, comparten responsabilidades y derechos; desarrollan identificación en relación con la ciudad que progresivamente se convierte en “su” ciudad. En un momento en el cual las jóvenes generaciones se sienten lejanas de aquellas de sus padres y gobernantes, desarrollar actitudes y comportamientos de participación y de responsabilidad tiene un gran valor social. La significatividad de este primer motivo está aún vinculada a las implicancias sociales: a través de los niños y las niñas, se involucra a las familias, que asumirán nuevas actitudes para ayudar a sus hijos e hijas, a defender y mantener sus iniciativas e ideas.

Un segundo motivo es aquel que considera la participación de los niños como una condición necesaria para un diseño proyectual más democrático, en la medida que es más amplio y completo. La principal motivación para involucrar a los más pequeños está vinculada a la contribución que los niños pueden dar a la ciudad. Una de las limitaciones más graves que ha tenido el modelo de desarrollo reciente de las ciudades es que se ha dado teniendo en cuenta casi exclusivamente las necesidades del ciudadano adulto y productivo. Por esta razón se ha puesto poco interés en los espacios públicos de encuentro y de juego y a la movilidad peatonal al interior de los barrios. Involucrar a los niños y las niñas en el diseño y el gobierno de la ciudad significa dar voz a quienes, en este proceso de desarrollo, no han sido tomados en cuenta. Si el niño es el sujeto más diferente del adulto, darle la palabra significa asumir una nueva actitud, basada en la conciencia del valor de la diversidad y la escucha. Significa desarrollar la capacidad de acoger las necesidades, los deseos de todos aquellos que cuentan menos y transformar esta capacidad en una característica nueva del gobierno de la ciudad.

El tercer motivo está vinculado a las ideas de los niños y las niñas. Los niños y las niñas no son sólo capaces de describir sus necesidades no satisfechas, sino también de elaborar ideas y propuestas sobre qué hacer para satisfacerlas. Sus ideas no son siempre inmediatamente realizables, pero son normalmente creativas e innovadoras.

La ciudad que realmente quiere emprender un proceso de cambio y convertirse en la ciudad de todos necesita del apoyo concreto de los niños.

Artículos relacionados al tema de la Participación

La ricerca sul Consiglio dei bambini di Piombino

Por Daniela Renzi | 11 mayo 2018

A partire dal 2001, il Comune di Piombino ha avviato il Progetto il Consiglio delle Bambine e dei Bambini ; dieci anni dopo, il Comune di Piombino ha intrapreso un percorso di riflessione critica su ciò che è stato realizzato coinvolgendo coloro che, a diverso titolo, ne sono stati protagonisti. A tal fine, è stata…

Manuale metodologico “Il Consiglio dei bambini”

Por Daniela Renzi | 14 febrero 2018

Con questo Manuale, dedicato al “Consiglio dei bambini”, continua l’edizione dei Manuali iniziata con “A scuola ci andiamo da soli” nel 2006. I manuali, redatti dal Laboratorio internazionale del CNR, sono strumenti semplici che intendono accompagnare e sostenere le città nella attivazione delle diverse iniziative suggerite dal progetto. Il Manuale è scritto innanzi tutto per…

Manuale di progettazione partecipata con i bambini e le bambine

Por Daniela Renzi | 12 febrero 2018

E’ finalmente disponibile il Manuale metodologico dedicato alla Progettazione Partecipata con i bambini e le bambine ! Con questo terzo volume continua l’edizione dei Manuali dopo “A scuola ci andiamo da soli” del 2006 e  “Il Consiglio dei Bambini” del 2011. I manuali, redatti dal Laboratorio internazionale, sono strumenti semplici che intendono accompagnare le città…