CONVENCIÓN INTERNACIONAL SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO

 

Esta Convención fue aprobada por las Naciones Unidas en 1989. El Estado español la adoptó el 26 de enero de 1990 y la ratificó el 6 de diciembre del mismo año.

La versión que aquí se publica ha sido redactada para los niños, en forma simplificada y reducida, por P. Benevene, F. Ippolito y F. Tonucci para la Fundación Basso (Italia).

Se invita a las administraciones locales, los colegios y las asociaciones a utilizar libremente esta versión de la Convención, sin compromisos editoriales, para favorecer la máxima difusión y comprensión de este documento fundamental entre los niños y los jóvenes.

 

Artículo 1

Esta Convención se ocupa de los derechos de todos aquellos que aún no han cumplido 18 años.

 

Artículo 2

Todos los estados deben respetar los derechos del niño sin distinción de raza, color, sexo, lengua, religión, opinión política del niño o de su familia.

 

Artículo 3

Los intereses del niño deben considerarse prioritarios a la hora de tomar decisiones que lo afecten. El niño tiene derecho a recibir la protección y los cuidados necesarios para su bienestar.

 

Artículo 4

Los estados se comprometen a cumplir con los derechos reconocidos por esta Convención con todos los medios necesarios.

 

Artículo 5

Los padres, o quien los sustituya, deben hacerse cargo del cuidado del niño.

 

Artículo 6

1. El niño tiene derecho a la vida.

2. El niño tiene derecho a desarrollar de modo completo su propia personalidad.

 

Artículo 7

El niño tiene derecho a ser inscrito una vez nacido, a tener un nombre, una nacionalidad y a conocer, si es posible, a sus padres y a ser educado por ellos.

 

Artículo 8

Los estados se comprometen a respetar el derecho del niño a su identidad, nacionalidad, nombre y relación con su familia.

 

Artículo 9

El niño tiene derecho a mantener contacto con sus padres, aunque éstos estén separados o divorciados.

 

Artículo 10

El niño tiene derecho a reunirse con sus padres o a mantenerse en contacto con ellos si viven en el extranjero.

 

Artículo 11

Los niños no deben ser trasladados fuera de su país de modo ilegal.

 

Artículo 12

El niño tiene derecho a expresar su opinión y a ser escuchado cada vez que se tome una decisión que lo afecte.

 

Artículo 13

El niño tiene derecho a poder decir lo que piensa, por el medio que prefiera.

 

Artículo 14

1. El niño tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

2. Los padres tienen el derecho y el deber de guiar a sus hijos y en ese sentido han de poder ser libres de seguir las ideas en las que creen.

 

Artículo 15

El niño tiene derecho a reunirse con otros niños.

 

Artículo 16

Ningún niño deberá ser sometido a intervenciones arbitrarias o ilegales en su vida privada, en su familia, en su casa o en su correspondencia. No deberá ser lesionado su honor ni su reputación.

 

Artículo 17

Los periódicos, los programas de radio y de televisión son importantes para el niño; por este motivo es importante que sean adecuados a él.

 

Artículo 18

Si un niño no tiene padres, debe haber alguien que se ocupe de él.

Si los padres de un niño trabajan, alguien debe encargarse de cuidar al niño mientras ellos están en el trabajo.

 

Artículo 19

Nadie debe descuidar, abandonar, maltratar, explotar a un niño o ejercer violencia sobre él.

 

Artículo 20

Si un niño no puede permanecer con su familia, debe irse a vivir con alguien que se ocupe de él.

 

Artículo 21

El niño tiene derecho a ser adoptado si su familia no puede ocuparse de él. No debe especularse comercialmente con las adopciones.

 

Artículo 22

1. El niño refugiado tiene derecho a ser protegido.

2. El niño refugiado debe recibir ayuda para poder reunirse con su familia.

 

Artículo 23

1. El niño con problemas mentales o físicos tiene derecho a vivir como los demás niños y junto a ellos.

2. El niño con problemas mentales o físicos tiene derecho a ser curado.

3. El niño con problemas físicos o mentales tiene derecho a ir a la escuela, a prepararse para el trabajo, a divertirse.

 

Artículo 24

El niño tiene derecho a alcanzar el máximo nivel de salud física y mental y a recibir atención sanitaria cuando lo necesite.

 

Artículo 25

Los niños sometidos a atención por enfermedades físicas o mentales tienen derecho a comprobaciones periódicas de su tratamiento.

 

Artículo 26

Todo niño tiene derecho a la seguridad social.

 

Artículo 27

El niño tiene derecho a crecer bien física y mentalmente, espiritual y socialmente.

 

Artículo 28

El niño tiene derecho a la educación. La escuela debe ser obligatoria y gratuita para todos.

 

Artículo 29

El niño tiene derecho a recibir una educación que desarrolle sus capacidades y que lo instruya para la paz, la amistad, la igualdad y el respeto por el medio ambiente.

 

Artículo 30

El niño que pertenece a una minoría étnica, religiosa o lingüística tiene derecho a usar su propia lengua y a vivir según su cultura y su religión.

 

Artículo 31

El niño tiene derecho al juego, al descanso, a la diversión y a dedicarse a las actividades que le gusten más.

 

Artículo 32

Ningún niño debe ser explotado. Ningún niño debe ser obligado a hacer trabajos que puedan resultar peligrosos o que le impidan crecer bien o estudiar.

 

Artículo 33

El niño debe ser protegido contra el consumo de drogas.

 

Artículo 34

Ningún niño debe sufrir violencia sexual o ser explotado sexualmente.

 

Artículo 35

Ningún niño debe ser secuestrado, comprado o vendido.

 

Artículo 36

El niño no debe ser explotado.

 

Artículo 37

Ningún niño debe ser torturado o condenado a muerte o a cadena perpetua. Ningún niño debe ser privado de su libertad de modo ilegal o arbitrario.

 

Artículo 38

Ningún niño que tenga menos de 15 años debe ser reclutado por un ejército ni combatir en ninguna guerra.

 

Artículo 39

El niño que ha sido descuidado, explotado y maltratado tiene derecho a recibir ayuda para recuperar su salud y su serenidad.

 

Artículo 40

El niño que es acusado de un delito debe ser considerado inocente mientras no sea reconocido como culpable, después de un proceso justo. De todos modos, aun cuando se lo considere culpable, tiene derecho a recibir un tratamiento adecuado a su edad, que lo ayude a volver a convivir con los demás.

 

Artículo 41

A estos derechos cualquier Estado puede añadir otros que mejoren la situación del niño.

 

Artículo 42

Hay que hacer conocer a todos, adultos y niños, lo que dice esta Convención.

 

 

 

En F. Tonucci “Cuando los niños dicen¡Basta!”, Ed. Laterza  2002.